¿El futuro de la empresa pasa por las startups?


 El futuro de la empresa pasa por las startups, pero no solamente por ellas. El futuro de la empresa pasa por el conocimiento, pero también por el desarrollo de proyectos de grandes inversiones.

Una parte del futuro de la empresa pasa por las startups

Muchas grandes empresas de hoy fueron startups que aprovecharon hábilmente su conocimiento como impulsor de su expansión y crecimiento. En el segmento de startups destacan las startups ligadas a la tecnología, pero no solamente.

Las startups apuestan por la innovación y por el conocimiento ligado a la innovación. La innovación no es solamente un resultado nuevo que logra llevar un producto al mercado, que logra mejorar el proceso, que logra nuevas materias primas, que halla nuevos mercados, etc. Es, además, un proceso innovador a través del cual se alcanza nuevo conocimiento de elevado interés empresarial.

Los aciertos, errores y hallazgos de ese proceso innovador acercan a la empresa a saber lo que hay que hacer y lo que no, son una fuente de aprendizaje. En su intento de innovar, las empresas aprenden a competir.

Lo que caracteriza a las startups es que son poseedoras de un conocimiento que se puede replicar en otros ámbitos con una cierta facilidad. Lo que la empresa ha aprendido lo puede llevar a la práctica en otros mercados, en otros productos, etc.

Lo complicado, lo que supone unos importantes costes, es alcanzar ese conocimiento y financiar el soporte material necesario para generar ese conocimiento y producir los bienes y servicios ligados a ese conocimiento. El soporte material pueden ser máquinas específicas, una determinada infraestructura informática o de telecomunicaciones, etc.

Una vez cubierta esa fase en la que la empresa alcanza el conocimiento, los costes de aplicar el conocimiento son mucho más reducidos. Eso permite que la producción y los ingresos de la empresa puedan crecer mucho con pequeños incrementos en los costes.

Cuando lo que fue una startup se consolida como una gran empresa de éxito, muchas veces internacional, lo normal es que busque nuevas oportunidades de adquirir conocimiento de alto valor competitivo, empleando la innovación como motor de su estrategia competitiva.

La otra cara de la empresa del futuro: la coordinación de grandes inversiones

Pero el conocimiento que tanto caracteriza a las startups y a la economía de nuestros días tiene unos límites de crecimiento dentro de cada empresa. El límite más habitual es el límite sectorial. A las empresas de un determinado sector les es más sencillo y menos costoso generar nuevo conocimiento en ámbitos del conocimiento relacionados con su sector. Pueden generar nuevos conocimientos en otras áreas, pero normalmente el coste no suele compensar.

Por ejemplo, imaginemos el futuro del automóvil. Indudablemente pasa por la mecánica, el diseño de carrocerías y mil y un aspectos más ligados a la trayectoria histórica del sector. Pero también el futuro del automóvil está ligado a nuevas fuentes de energía, a la incorporación de nuevos equipamientos informáticos, electrónicos y de telecomunicaciones, por poner solamente algunos ejemplos.

Es evidente que el futuro del automóvil pasa por poner en conexión sectores diferenciados. Otra cuestión diferente es saber cómo se va a producir esa conexión desde el punto de vista jurídico y organizacional. No sabemos si se producirá la colaboración entre empresas, fusiones entre empresas de distintos sectores, adquisiciones, creación de departamentos nuevos desde cero dentro de la empresa, etc. Pero lo que sí sabemos es que hay sectores diferentes que tendrán que entrar en contacto intenso.

Ese proceso que se produce en sectores dominados por grandes multinacionales se produce también a pequeña escala en sectores donde las pymes tienen mayor presencia. Por ejemplo, piénsese en el comercio o en los servicios de mantenimiento y en las relaciones entre ramos diferenciados pero relacionados como la electricidad y la electrónica, la electrónica y la informática o la informática y las telecomunicaciones. Son solamente algunos ejemplos de sectores que tenderán a colaborar intensamente en el futuro.

Pero ese proceso no es nuevo, sino simplemente un proceso que se intensificará en el futuro. La construcción es un buen ejemplo de sector donde el principal desafío es organizar las piezas de un puzle gigante de conocimiento en diferentes sectores. Por ejemplo, la construcción de viviendas exige coordinar sectores relacionados pero diferentes como la albañilería, la electricidad, la electrónica, la carpintería, la fontanería, la cristalería, la climatización, la jardinería, etc.  Hay que coordinar las aportaciones de cada ámbito de manera coherente.

En todos estos casos, el conocimiento existe y crece de manera muchas veces independiente dentro de cada uno de los ámbitos a coordinar, pero no se puede replicar sin una coordinación previa, porque la interdependencia entre áreas diferenciadas de un mismo proyecto es total. Se necesita crear en cada aplicación del conocimiento una estructura específica que coordine esos conocimientos en forma de planes, proyectos, diseños,…

En las empresas que buscan la coordinación de conocimientos complementarios la replicación no es tan sencilla. Cada proyecto implica unos costes muy específicos que hacen que no sea, como en las startups, tan fácil crecer en ingresos con pocos costes adicionales.

Obviamente no estamos hablando de que la generación y la coordinación de conocimientos sean dos compartimentos estancos. En la coordinación de conocimientos de áreas diferentes pero complementarias también se aprende, se aprende a coordinar esos conocimientos. Un ejemplo muy claro es el desarrollo de las empresas de servicios de Arquitectura. Una parte de su éxito pasa por aprender a combinar de forma cada vez más ventajosa los diferentes sectores implicados en la construcción. En cierto modo, ese aprendizaje forma parte del producto que venden tanto como la coordinación.

Conclusión

El futuro de la empresa pasa fundamentalmente por dos tipos diferentes de empresas:

1.-Aquellas empresas que, como las startups, están enfocadas a la generación de nuevo conocimiento y a su aplicación en diferentes contextos con un peso reducido de las inversiones en grandes estructuras fijas.

2.-Aquellas empresas implicadas en la coordinación de empresas de sectores diferentes para proyectos específicos y que requerirán importantes inversiones tanto en la estructura fija de la empresa, como inversiones específicas de cada proyecto.

 Y, obviamente, en el futuro de la empresa también tendrán un papel las empresas dedicadas a la mera ejecución de un determinado trabajo conforme al conocimiento asentado en su ámbito o conforme a las instrucciones de coordinación establecidas por otras empresas. Pero, sin aportar alguna clase de novedad, las empresas dedicadas a la mera ejecución tienen una capacidad de expansión mucho más limitada.

Acerca de Gonzalo García Abad

Licenciado en Economía con amplio interés en la Fiscalidad, la Contabilidad, las Finanzas y el Derecho.
Esta entrada fue publicada en Empresa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s