Cómo elegir carrera (IV): ¿la que elijan mis amigos?


En el proceso de elegir carrera lo habitual es no encontrarse solo. Al mismo tiempo, nuestros amigos y compañeros pueden afrontar esa decisión. Veamos cómo puede afectar este hecho.

El liderazgo y el gregarismo escolar

En la vida en general, y en la estudiantil y laboral en particular, hay muchas circunstancias en las que la cooperación es ventajosa, pero complicada por la distribución de sus frutos. Un ejemplo claro es el del dilema del prisionero, pero existen muchos.

La creación de grupos estables donde la relación no tiene una fecha de caducidad ayuda a dar credibilidad a que todos vayan a cooperar. Además, la existencia de un líder del grupo da mayor confianza en que éste buscará las fórmulas para que el grupo (y la cooperación) no se rompa.

No es raro, por ello, ver que un grupo de amigos se deciden ir a estudiar todos juntos la misma carrera. Con ello pretenden preservar su amistad y, de paso, fortalecer los lazos de cooperación entre ellos y los beneficios asociados.

Lo bueno de que varios amigos estudien juntos una carrera

El grupo de amigos que el tiempo ha consolidado hace que sea más sencillo compartir apuntes, experiencias, dudas, opiniones, gastos, tiempo libre, etc. En algunos sentidos, el esfuerzo necesario para estudiar la carrera es menor. Se podría hacer con nuevos amigos, pero el proceso de búsqueda tiene sus costes y riesgos (aunque también sus beneficios y oportunidades).

La otra gran ventaja es la de ir convirtiendo a los amigos poco a poco en “socios” de un proyecto vital. Se comparten experiencias, se comprenden, se complementan los unos a los otros, tienen procesos muy trabajados para formar lo que podemos entender como la voluntad del grupo, etc.

Por desgracia, no es raro que la vida corte esa “sociedad” por desencuentros, por incapacidad de alguno de los miembros para seguir en los proyectos, porque falte alguno de ellos, por distanciamiento físico… Sin embargo, las relaciones de este tipo que perduran durante muchos años pueden ser muy productivas.

Lo malo de que varios amigos estudien juntos una carrera

Lo más probable es que los estudios traten a cada miembro del grupo de una manera diferente. Es posible que, desde el punto de vista académico, algunos se queden atrás, lo que constituiría una dura prueba para el grupo.

No es extraño ver personas que han elegido la carrera equivocada, han perdido la oportunidad de estudiar otra más adecuada y, además, la relación con sus amigos se ha enfriado, deteriorado o, incluso, se ha roto.

Por otro lado, incluso en los grupos más sólidos, se corre el riesgo de falta de apertura. Durante la época de estudios es muy enriquecedor convivir con personas de distinta procedencia y circunstancias, con diferentes formas de ver los estudios y la vida en general. Hay personas que pierden esa experiencia por haber pasado demasiado tiempo relacionándose exclusivamente con personas de su grupo de amigos de toda la vida.

El individualismo

Otras personas se comportan de una forma más individualista. Lo mismo que en el caso anterior, esta postura también tiene sentido. En este caso se propende a relacionarse con unas personas u otras en función de las circunstancias, no siendo necesariamente las mismas.

En el aspecto de la cooperación responden fundamentalmente a los incentivos concretos que genere la situación para poder cooperar con otras personas y examinan si los de esas personas los llevarán a colaborar con ellos.

Lo bueno de elegir carrera sin contar con los amigos

Por un lado, es una oportunidad para conocer nuevos amigos (o, al menos, conocidos). Cuantas más personas se tratan, mayores serán las opciones de encontrar la persona adecuada para cada situación.

Por otro lado, se evita que los problemas académicos se trasladen a desencuentros con las personas con las que tienen íntima amistad, ya que no coinciden en ese ámbito. Si la amistad es fuerte y verdadera, es muy probable que sobreviva, e incluso se refuerce, por el hecho de estudiar diferentes carreras.

Además, tener amigos que estudian otras carreras facilita entrar en contacto con personas con diferentes visiones y posiciones. Incluso, es posible que dos amigos de diferentes profesiones puedan colaborar juntos en determinados proyectos laborales.

Lo malo de elegir carrera sin contar con los amigos

Los estudios universitarios pueden ser más sencillos cuando se tiene una colaboración fructífera con otras personas. Es posible encontrar amigos íntimos en la universidad, pero no siempre es sencillo.

En cualquier caso, se puede colaborar con diferentes personas en función de la situación. Para ello se puede optar por confiar de entrada en que la mayoría de la gente es cooperativa. Puede funcionar muchísimas veces de forma sencilla, pero también tiene algunos riesgos.

La otra alternativa es buscar en cada momento la persona adecuada. El problema es que esa búsqueda puede ser costosa.

Las decisiones de los amigos influyen en la carrera que eligen muchas personas. Sin embargo, no se debe tomar esa decisión sin comprender no solamente las ventajas de estudiar lo mismo que los amigos, sino también sus problemas y riesgos.

Acerca de Gonzalo García Abad

Licenciado en Economía con amplio interés en la Fiscalidad, la Contabilidad, las Finanzas y el Derecho.
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s