Cómo elegir carrera (II): ¿la que mejor se me dé?


En una entrada anterior escribía sobre cómo elegir carrera y me centraba en el aspecto de los gustos y preferencias personales. En ésta lo haré con las aptitudes y destrezas personales para valorar si lo mejor es estudiar la carrera que mejor se nos dé.

La importancia de los conocimientos previos para elegir carrera

Toda carrera tiene diversos requisitos previos. Es necesario adquirir determinados conocimientos para continuar adquiriendo otros. Por decirlo así, los conocimientos previos son los “ladrillos” sobre los que se van colocando los nuevos. Por ejemplo, no podemos comprender las integrales sin antes comprender las derivadas.

Por otro lado, es muy importante no llevarse a engaño. Algunas personas piensan que existen carreras memorísticas donde uno simplemente tiene que ir aprendiéndose un texto con el fin de acordarse de él el día del examen. Es cierto que algunas personas han salido con un título de la universidad a través de ese sistema, pero han perdido una gran oportunidad de conocimiento.

Por ejemplo, el estudio del Derecho exige tener algunos conceptos claros. Así, si no entendemos lo que es un contrato, difícilmente podremos comprender los del Sector Público. Eso mismo sucede en cualquier carrera. Las asignaturas tienen un orden cronológico porque se considera que es el mejor para ir “subiendo peldaños” con el objetivo de alcanzar mayores conocimientos en diferentes campos relacionados.

Al finalizar una carrera, el estudiante debe ser capaz de adquirir nuevos conocimientos en ese campo con mayor facilidad. Existe cierta jerarquía en los conocimientos.

Los conocimientos previos no solamente se necesitan al comienzo de los estudios. Por ese motivo conviene informarse de los hitos más importantes que habrá que superar durante la carrera. Para saber si se nos dará bien, debemos reflexionar sobre la capacidad que tengamos para entender las asignaturas y temas clave de la carrera.

Puede ser muy útil preguntar a personas que hayan estudiado la carrera cuáles son esos hitos y qué conocimientos y destrezas son importantes para superarlos. Si se puede contar con la experiencia de varias personas, es más factible que nos podamos hacer una idea de si nosotros los superaremos con mayor o menor facilidad. Haciendo preguntas y escuchando podremos extraer lecciones interesantes.

Las características y destrezas más importantes

Es perfectamente constatable que existen personas con muy diferentes perfiles que han sido capaces de alcanzar un buen grado de aprovechamiento de una misma carrera. El estudiante que duda qué carrera elegir, con frecuencia, consulta guías en las que se explican las cualidades más importantes del “estudiante ideal de la carrera“.

Esas guías son útiles. Están basadas en experiencias e incluso en cálculos que permiten averiguar qué características hacen más probable que un estudiante obtenga buenas calificaciones en una carrera determinada.

 Sin embargo, no debemos olvidar que, en general, el efecto de una característica concreta en la probabilidad de éxito en una carrera depende de todo el conjunto de otras características del individuo.

Por un lado, existen características que es bueno tener, pero que para producir los efectos deseados es necesario complementar con otras. Por otro, hay características que se pueden sustituir por otras para conseguir los mismos resultados.

Las ventajas y desventajas de elegir carrera en función de nuestros conocimientos previos y cualidades personales

Elegir la carrera que previsiblemente mejor se nos dará, en principio, tiene sentido. Es de esperar que sea la manera más sencilla de obtener un título, lo cual tiene un valor como señal. Sin embargo, conviene hacer algunas reflexiones.

Por un lado, en general, debemos considerar la repercusión laboral. Las expectativas laborales mejoran cuando se nos da bien aquello a lo que nos dedicamos. Estudiar una carrera que se nos dé bien es un primer paso en esa dirección.

Sin embargo, el mayor efecto positivo se da no tanto cuando estudiamos la carrera que mejor se nos da, sino aquella en la que somos relativamente mejores. Es decir, puede que lo que mejor se nos dé también sea más sencillo para muchas otras personas.

Por ejemplo, puede que haya una carrera que nos parezca solamente un poco más complicada para nosotros y en la que, sin embargo, sea relativamente escaso el número de titulados. Es posible que nuestra aportación sea más destacable en ese campo.

Además, también se puede plantear una carrera universitaria como un reto a superar. Lo importante no solamente es el esfuerzo, sino también la compensación. Puede que estudiar aquello que más desconocemos o en lo que, en principio, no nos movemos con la mayor soltura pueda resultar muy satisfactorio.

Hemos de ser conscientes de que, antes de comenzarla, es difícil precisar qué carrera será la que mejor se nos daría. Hay que buscar fuentes de información, realizar una reflexión sobre nuestras propias características poniéndolas en relación con la población en general y debemos plantear el interés que pueda tener superar retos complejos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Gonzalo García Abad

Licenciado en Economía con amplio interés en la Fiscalidad, la Contabilidad, las Finanzas y el Derecho.
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cómo elegir carrera (II): ¿la que mejor se me dé?

  1. Pingback: Cómo elegir carrera (III): ¿la que más salida tenga? | Argumentos económicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s