¿Hacia dónde deriva la economía de Venezuela?


 La situación de Venezuela genera mucha preocupación por lo que pasa, pero también por los procedimientos. A lo largo de muchos años, se están perdiendo progresivamente las formas de lo que corresponde a una nación democrática. Hoy se habla de autogolpe, pero ya hubo diversos golpes de Estado anteriores, incluidos el que se perpetró contra Chávez y el que el propio Chávez perpetró. ¿Cómo afectará esta situación a la economía venezolana?

El recurso

Por desgracia, Venezuela no es el primer país que se encuentra en una doble situación compleja político-económica. Y también por desgracia, seguirá habiéndolos en el futuro próximo. Cuando se habla de muchos de ellos se dice aquello de “es una pena, porque se trata de un país con recursos”. 

Eso es parcialmente cierto en el caso venezolano. Se trata claramente de un país con recursos naturales. Sin embargo, más que de recursos debemos hablar de recurso. No es que Venezuela no tenga más recursos que el petróleo, pero su importancia es muy superior a la de cualquier otro recurso que consideremos. En definitiva, el porcentaje de la economía venezolana que depende, de una u otra forma, del petróleo es muy elevado.

El control del petróleo

Las alternativas políticas venezolanas tienen dos grandes puntos en sus proyectos. El primero de ellos es el marco de control del petróleo. Es decir, se trata de delimitar cuál es papel del Estado y cuál el de la iniciativa privada. Se trata de un problema de toma de decisiones en la explotación del recurso.

El segundo punto fundamental del programa es el establecimiento de mecanismos, bien a través de la intervención pública, bien a través de mecanismos de mercado, de reparto de las rentas que se extraen del petróleo.

Obviamente, se trata de aspectos relacionados. Las diferentes alternativas políticas venezolanas marcan una línea de cómo debe ser el marco de explotación del petróleo y, de ese marco, se deriva un sistema de reparto de los frutos.

El gran ausente: la diversificación y la realización de inversiones

Con independencia de las diferencias políticas, en los proyectos políticos venezolanos, hay un gran ausente. Se trata de la realización de inversiones que permitan disminuir la dependencia del petróleo y de los vaivenes de su precio.

Evidentemente, ningún programa político lo va a decir con estas palabras. Todos van a decir formalmente que buscan o bien un programa público de apoyo inversor a otras actividades o bien un marco en el que la iniciativa privada puede desarrollar inversiones más allá del petróleo y de los negocios que ya existen y que, en buena medida, dependen del petróleo.

En la práctica, ya continúe el gobierno actual o sea sustituido por los opositores, lo sucedido en el pasado nos invita al escepticismo.

¿Qué sucedería teóricamente si Venezuela invirtiese en otras actividades?

La teoría nos dice que, con inversiones, se puede aprovechar oportunidades y crecer. Se puede dotar de recursos a los trabajadores para elevar su productividad, se pueden abordar nuevas formas de trabajo, se puede invertir en I+D, etc.

Todo eso es cierto. A lo largo de muchos años, lo más probable es que la renta per cápita venezolana se elevase y que la mayoría de los venezolanos tuviesen más recursos materiales para vivir.

En el corto plazo, también habría algunos efectos que posiblemente fuesen beneficiosos para muchos venezolanos. Podría incrementarse el empleo, porque empresas con mayor dotación de capital demandan más trabajadores. Algunos proyectos de emprendimiento podrían comenzar a ver la luz.

Y, en la práctica, ¿qué podría suceder?

En la práctica, eso es altamente improbable por un problema de falta de incentivos para iniciar ese proceso complejo de cambios. Una proporción significativa de la población venezolana (incluida una parte de la residente en el extranjero) está muy vinculada al petróleo.

Se han conformado coaliciones de personas que participan de un proyecto (gubernamental u opositor) de reparto de las rentas del petróleo. Sus expectativas de futuro están ligadas a ese proyecto.

Es muy importante tener en cuenta los efectos indirectos. Por ejemplo, una persona que tiene un comercio sabe que su clientela depende en gran medida del reparto de las rentas del petróleo. Y lo mismo pasa con los trabajadores de ese comercio.

¿Cuántos trabajos, cuántos negocios, en Venezuela se ven poco afectados por las subidas o bajadas del precio del petróleo? ¿A cuántos no les preocupan demasiado las decisiones de explotación del petróleo o el marco de relaciones internacionales con los principales productores y consumidores? ¿A cuántos el reparto de las rentas del petróleo no les influye en sus expectativas de futuro? Más bien a pocos.

Algunos podrían ganar destinando sus esfuerzos, expectativas, intereses e inversiones a otros sectores económicos algo menos dependientes del petróleo como, por ejemplo, sectores muy innovadores y con gran proyección internacional no relacionados con el petróleo. Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de venezolanos han crecido y adquirido una importante experiencia en una economía ligada al petróleo. Para ellos, diversificar supone dar por perdidos muchos esfuerzos e inversiones, empezar de cero. 

En ese sentido, muchos venezolanos prefieren, en primer lugar, que triunfe su idea de cómo debe explotarse el petróleo y repartirse sus rentas; en su defecto, que triunfe la contraria y, solamente en último lugar, depositar los esfuerzos en que prosperen negocios complementarios a los actuales en Venezuela. Y, por supuesto, existe una masa muy significativa de gente desanimada y escéptica con cualquiera de las tres opciones. 

En estos momentos, creo que el futuro de Venezuela, para lo bueno y para lo malo, seguirá siendo muy dependiente del petróleo por muchos años.

Acerca de Gonzalo García Abad

Licenciado en Economía con amplio interés en la Fiscalidad, la Contabilidad, las Finanzas y el Derecho.
Esta entrada fue publicada en Economía Internacional y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s