Las posibilidades de control y el tamaño de la empresa


En una entrada anterior me refería al importante problema de la información asimétrica y a algunos de sus remedios. El problema de la información asimétrica surge cuando en una relación una de las partes tiene más información que la otra. Uno de los remedios es el control. El control como actividad empresarial busca recabar esa información de la que no disponen los decisores dentro de la empresa, pero también busca regular el sistema de modo que haya las mínimas desviaciones negativas entre lo deseado y lo realizado.

Una empresa no deja de ser una forma de organizar relaciones humanas a través de jerarquías internas que permiten relaciones con otros agentes en los mercados. ¿Podría desaparecer toda jerarquía y desarrollarse todas esas relaciones a través del mercado? ¿Podría desarrollarse la misma labor a través de contratos que no implicasen una relación jerárquica? Pues muchas veces así es, muchas empresas contratan buena parte de las actividades necesarias para desarrollar su producción, se habla de externalización de actividades. Pero eso no se puede llevar a todas las actividades de la empresa. Hay relaciones que están sujetas a un importante margen para la incertidumbre, es decir, la empresa no sabe lo que puede esperar de la otra parte con la que contrata. Unas veces es así porque no sabe si podrá obtener lo que técnicamente desea,  otras porque no sabe si la otra parte tendrá un comportamiento conforme a lo que espera, etc. Muchas de esas actividades son críticas, de modo que una desviación en esa actividad condiciona toda la producción de la empresa.Una de las decisiones más importantes que debe tomar una empresa es la de qué actividades desarrolla por sí misma y qué actividades externaliza.

El control en la empresa tiene como objetivo recabar información que le permita limitar esas asimetrías de la información, pero también capacidad para tomar decisiones que permitan, dada esa información, minimizar las desviaciones entre lo que se desea y lo que se obtiene. La empresa puede decidir introducir a la otra parte en la propia empresa, vincularla jerárquicamente. Es el caso, por ejemplo, de las relaciones laborales o de la adquisición (la toma de control) de un negocio que antes no formaba parte de la empresa. En estos casos la empresa tiene mayor capacidad para solicitar información y para emitir órdenes a esa otra parte vinculada jerárquicamente a ella. Sin embargo, siempre pueden existir desviaciones entre las órdenes que se pretende trasladar a través de la línea jerárquica y la que llega al destinatario y desviaciones entre lo que sucede realmente y la información que llega al órgano encargado del control.

En el caso de que la actividad se externalizase la empresa tendría que recabar información de terceros o solicitarla a la otra parte. La capacidad de modificar el comportamiento de la otra parte se ve limitada. En mercados competitivos no hay margen para modificar las condiciones del contrato, los agentes las tienen que aceptar tal cual. Lo normal es que en la mayoría de los mercados en los que se desarrollan las relaciones de la empresa con terceras partes exista algún margen para la negociación. Esa negociación puede dar como resultado una mayor adaptación de lo que ofrece la otra parte a lo que necesita la empresa, pero en cualquier caso habrá unos costes. Se pueden distinguir costes antes de llegar a un acuerdo y los costes posteriores al acuerdo. Antes de llegar a un acuerdo existen costes como los de recabar la información necesaria para saber hasta dónde puede llegar la otra parte y los costes de la negociación en sí. Después del acuerdo existen costes ligados al cumplimiento, como los derivados de saber si la otra parte cumple lo acordado o los costes que pueden surgir por la necesidad de actuar en caso de incumplimiento.

Le empresa ha de ser un sistema con capacidad de regularse, es decir, de adaptar sus decisiones de manera que surjan las mínimas discrepancias negativas entre lo buscado y lo obtenido. Ese proceso a menudo es complejo porque las distintas partes con las que se relaciona tienen diferente información a la que puedan tener los órganos de control y decisión de la empresa. Otros medios como, por poner algunos ejemplos, los sistemas de incentivos, las señales o la estandarización pueden contribuir a hacer más sencillo el proceso. Pero ese proceso de control es uno de los factores decisivos en el tamaño de la empresa. Cuando recabar información y corregir desviaciones es más sencillo a través del mercado, la empresa tiende a externalizar actividades y hacerse más pequeña. Cuando es más sencillo (cuando produce más beneficios) hacerlo dentro de la empresa, las empresas tienden a internalizar esas relaciones y a aumentar su tamaño.  No obstante, las empresas pueden tener otros objetivos que también pueden influir de manera decisiva en el tamaño de la empresa.

Acerca de Gonzalo García Abad

Licenciado en Economía con amplio interés en la Fiscalidad, la Contabilidad, las Finanzas y el Derecho.
Esta entrada fue publicada en Economía de la empresa, Microeconomía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las posibilidades de control y el tamaño de la empresa

  1. El flujo de la información siempre será mejor dentro de equipos menores. Pero el crecimiento de una empresa es inevitable y hay que desarrollar estrategias que no rompan esa tendencia.

    Me gusta

    • Muchas gracias por su comentario. Creo que la tendencia al crecimiento de la empresa puede ser más moldeable que evitable. No se trata tanto de frenar el crecimiento de la empresa como de buscar un crecimiento que no dificulte la llegada de información a los niveles superiores de la jerarquía o que dificulte que las órdenes lleguen correctamente.

      Sí se debería tratar de frenar el crecimiento de la empresa en aquellos casos en los que se eleven tanto los costes que suponga una amenaza para la rentabilidad de la propia empresa. Dado que los administradores de las empresas pueden tener un interés en hacer crecer sus empresas más allá de lo deseable, por la proyección y posición que da dirigir una empresa más grande, es un reto vigilar que el crecimiento de la empresa sea beneficioso para las diferentes partes.

      Un cordial saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s